Warning: Illegal string offset 'icon_selection' in /home/simongomez/public_html/wp-content/plugins/simple-social-buttons/simple-social-buttons.php on line 116

Warning: Illegal string offset 'icon_style' in /home/simongomez/public_html/wp-content/plugins/simple-social-buttons/simple-social-buttons.php on line 122

Warning: Illegal string offset 'position' in /home/simongomez/public_html/wp-content/plugins/simple-social-buttons/simple-social-buttons.php on line 128
Hackers ponen a la Agencia Antidopaje bajo sospecha – xQué

Hackers ponen a la Agencia Antidopaje bajo sospecha

En 2015, solo la agencia antidopaje de Estados Unidos emitió permisos a más de 200 deportistas La Agencia Mundial Antidopaje fue hackeada y la información que salió a luz muestra una inusual cantidad de deportistas que reciben permisos para consumir sustancias prohibidas. La agencia implacable parece haber caído en una trampa de osos En su [...]
En 2015, solo la agencia antidopaje de Estados Unidos emitió permisos a más de 200 deportistas

La Agencia Mundial Antidopaje fue hackeada y la información que salió a luz muestra una inusual cantidad de deportistas que reciben permisos para consumir sustancias prohibidas. La agencia implacable parece haber caído en una trampa de osos

En su número de enero la revista deportiva francesa L´Equipe, publicó una extenso reportaje sobre Fancy Bears, un grupo de hackers que en setiembre de 2016 dieron a conocer una serie de informaciones tomadas de los sistemas de la Agencia Mundial Antidopaje.

Este grupo se introdujo en los archivos de la AMA y extrajo información clasificada sobre una serie de deportistas que consumen sustancias prohibidas pero que obtienen permisos especiales por parte de la implacable AMA. Pese a que este grupo de hackers es señalado por el FBI y la CIA como el brazo cibernético del espionaje ruso y como parte de los grupos que violaron la seguridad del Partido Demócrata antes de las elecciones estadounidenses, la verdad es que la AMA estuvo muy lejos de desmentir la información revelada en setiembre.

Por ese entonces Fancy Bears liberó en seis tandas, la información robada a la agencia antidopaje y en ella señalaba a varios deportistas de elite que estaban autorizados a consumir sustancias prohibidas. “Saludos ciudadanos del mundo, permítannos presentarnos…somos Fancy Bears, equipo de hackers internacional. Estamos aquí para asegurar unos juegos justos y limpios. Les contaremos cómo se ganan las medallas olímpicas. Hackeamos las bases de datos de la agencia mundial antidoping y estamos sorprendidos de lo que hemos encontrado”, así fue como los Fancy Bears  se presentaron al mundo y comenzaron a publicar una serie de informes polémicos.

En el primero afirmaron que que la estrella de los juegos de Río, la gimnasta estadounidense Simone Biles, había dado positivo cuatro veces  durante los juegos pero que no hubo consecuencias porque gozaba de un permiso especial para consumir ciertas sustancias. En la información hackeada a la AMA también aparecían otros deportistas de primer nivel que gozaban de permisos similares. Entre ellos figuraban las hermanas Venus y Serena Williams, su colega Rafael Nadal, los ciclistas Chris Froome y Bradley Wiggins, así como la estrella del atletismo Mo Farah, entre muchos otros.

De inmediato el hackeo fue señalado como una venganza de Fancy Bears debido a la prohibición que sufrió la selección de atletismo rusa de competir en los juegos de Rio, debido a un supuesto caso de doping generalizado. La AMA aunque no negó la información aclaró que todos los casos mencionados por los hackers estaban debidamente autorizados, por lo que no se considera que los deportistas hayan incurrido en algún ilícito.

Sin embargo, la acción Fancy Bears ya había instalado la sospecha sobre la imparcialidad de la AMA. En primer lugar varios medios señalaron que si bien pudo ser cierto que esos deportistas contaban con autorización oficial para consumir sustancias prohibidas, no se supo hasta la los hackers robaron la información, por que quedó en tela de juicio la transparencia de la AMA.

Por otra parte, lo que los hackers dan a entender es que si bien el mecanismo de permisos de consumo es legal, lo que resulta curioso es la gran cantidad que emiten al año. En 2015, solo la agencia antidopaje de Estados Unidos emitió permisos a más de 200 deportistas.

Las Autorizaciones de Uso Terapéutico están pensadas para que deportistas que enfrentan alguna enfermedad puedan seguir compitiendo aún cuando como parte del tratamiento deban consumir sustancias prohibidas por la AMA. En el caso de Biles, por ejemplo, la sustancia prohibida está asociada a un tratamiento sobre el déficit de atención.

El problema es que la información dada a conocer por los hackers muestra que un gran numero de deportistas de elite estarían aquejados de las más diversas enfermedades -hay una enorme cantidad de asmáticos, por ejemplo- lo que les permite recibir estas autorizaciones. Los más críticos sospechan que esas situaciones pueden ser exageradas con el fin de obtener ventajas ya que algunos de estos medicamentos, como los que suelen consumir los que afirman padecer casos severos de asma, les estaría ayudando con la pérdida de peso.

Está claro que lo que busca poner sobre el tapete la acción de Fancy Bears es que existe un doble criterio ya que la AMA fue extremadamente dura con deportistas rusos en los juegos de Rio -la delegación paralímpica fue excluida de forma completa- y sin embargo, muestra altos niveles de tolerancia respecto a los deportistas occidentales. Aunque los medios rusos ven en estas acciones una extensión del duelo político entre las potencias de Occidente y Rusia, la verdad es que la falta de transparencia ponen en tela de juicio la honradez del sistema internacional de lucha contra el dopaje.

Este enero la revista alemana Der Spiegel denunció una serie de prácticas, similares a la de las autorizaciones de consumo, que utilizan los deportistas para obtener ventajas deportivas jugando en las zonas grises del sistema. La revista analizó las declaraciones de deportistas sobre el consumo de sustancias y así determinaron que “hay levantadores de pesas que toman proteínas de la leche para construir sus músculos, los jugadores de tenis que utilizan acilcarnitina para mejorar su concentración y los triatletas que consumen aceite de pescado, sin una razón clara”.

Para ña revista alemana “La mayoría de las sustancias listadas por los atletas son permitidas. Pero están, sin embargo, en una zona gris porque el consumo de estos medicamentos se ha vuelto excesivo. La mayoría de los atletas parecen seguir la estrategia de tomar tanto como sea posible. Se tragan todo tipo de sustancias con la esperanza de ver algún tipo de beneficio”. La publicación da algunos ejemplos de como los deportistas utilizan las zonas grises del sistema e incluso se ponen un paso adelanto probando técnicas y sustancias que aún no fueron regulados. Así por por ejemplo la Dexametasona, “un esteroide que se utiliza para tratar las alergias, la inflamación y el mal de altura, pero se ha demostrado que mejora el rendimiento atlético. No está prohibido por la AMA y apareció en los registros de Allyson Felix y Sanya Richard-Ross, ganadoras de los Juegos Olímpicos de Estados Unidos”.

You may also like

0 comments

Sign In

Reset Your Password

Email Newsletter