La guerra de Siria parece haber pasado de moda

Al fin y al cabo la vía multilateral resultó ser más efectiva en Siria que la doctrina John Wayne, esa que impulsa a usar los tiros para ganar minutos en pantalla pero sin solucionar el drama bélico Siria parece de haber pasado de moda para los medios de comunicación que cada vez dedican menos espacio […]

Al fin y al cabo la vía multilateral resultó ser más efectiva en Siria que la doctrina John Wayne, esa que impulsa a usar los tiros para ganar minutos en pantalla pero sin solucionar el drama bélico

Siria parece de haber pasado de moda para los medios de comunicación que cada vez dedican menos espacio a este sangriento conflicto. Sin embargo, el drama sigue allí, en especial para la población civil que lleva años atrapada en una lucha civil para luego transformarse en uno de los principales frentes de lucha contra el extremismo.

También es cierto que en los últimos meses la baja en la intensidad del conflicto se debe en buena medida a un cambio de rumbo en la estrategia de las potencias involucradas en el conflicto. Al parecer se ha impuesto un enfoque multilateral de la solución del conflicto donde la coordinación se ha impuesto sobre la invocación de soluciones centradas en operaciones militares unilaterales. La errática política de potencias occidentales como Francia y Estados Unidos, centrada en el apoyo armamentístico a una nebulosa de presuntos grupos opositores, no solo no dio resultado sino que además resultó ser como un intento de apagar un incendio con combustible.

Sin embargo, a la larga lo que ayudó a bajar la intensidad del conflicto fue la apertura del diálogo incluso, entre países que estuvieron al borde del enfrentamiento como Rusia y Turquía. Hay que recordar que el derribo de un avión ruso por parte de Turquía dejó las relaciones entre ambas potencias en nivel cero, sin embargo luego se retomó el diálogo y fue justamente del acercamiento entre el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y su par ruso, Vladimir Putin, lo que llevó a que se pusiera sobre la mesa la posibilidad de crear zonas de distención, que a la postre fueron las que ayudaron a bajar la intensidad del conflicto y a generar espacios más seguros para la población civil.

Esta postura se consolidó en las negociaciones multilaterales (con participación del régimen sirio y de grupos opositores) celebradas en Ginebra y Astaná. A su vez estos esfuerzos fueron apoyados por organizaciones como los miembros del bloque de los BRICS que además han formado grupos de coordinación en la lucha contra el terrorismo, lo que incluye intercambio de información entre agencia de seguridad. Un esfuerzo que parece más sostenible en el tiempo.

0 comments

Sign In

Reset Your Password

Email Newsletter